Imagen 17

Presente y futuro de la historia en internet

La oferta de webs de historia en castellano se acerca a la de los textos convencionales? ¿Cuales son las líneas de futuro? ¿Hay más oferta pública o privada? ¿Encontraremos webs de historia de pago en los próximos años? Este artículo intenta ser un breve estado de la cuestión sobre el presente y futuro de la historia en internet mediante un análisis de la situación actual y las prespectivas de futuro.

Presente y futuro de la historia en internet

Tipología

Si tuviéramos que titular con una sola palabra esta aproximación al estado de la cuestión de cómo es la situación de las webs* dedicadas a la Historia en internet podríamos utilizar sin miedo a equivocarnos: DISPERSIÓN. Por muchos motivos. En primer lugar habría que señalar que lo más parecido a la producción cultural de materiales de Historia en internet sería el mundo editorial. Aquí empezamos a encontrar diferencias sustanciales, la producción de materiales libros y revistas por las editoriales tiene en su gran mayoría un ánimo de lucro, la editoriales son un negocio más o menos rentable, pero al fin y al cabo, un negocio. Más que por una cuestión monetaria la diferencia estriba en que los profesionales que realizan esas revistas no lo hacen en su tiempo libre sino en “tiempo” pagado por la empresa editorial. En internet, podemos decir sin temor a equivocarnos que la mayoría de las webs dedicadas a la Historia son sin interés comercial. Por eso no encontramos una gran dispersión. Nos encontramos desde el aficionado a temas históricos que realiza una página web sin demasiado querer imponer un marcado carácter científico en sus contenidos hasta el profesor universitario o de secundaria que genera algunos materiales para sus alumnos con apoyo de su clase. Ustedes pueden realizar una prueba para ver la patente dispersión de la que hablamos. Pongan la palabra Historia en cualquier buscador*. Les saldrán desde páginas que no tienen nada que ver con la Historia aunque figure la palabra en medio de alguno de sus textos hasta Historias sectoriales (por ejemplo, una Historia de la Física) que no son esenciales en el estudio de la Historia. Por lo menos los buscadores nos colocarán entre las primeras páginas las más visitadas. Pero muchas veces los criterios que el buscador utiliza no tienen mucho que ver con los que los que buscamos utilizaríamos. Los buscadores casi siempre utilizan los que nosotros denominamos criterios de “éxito”, es decir, páginas citadas en otras páginas, páginas que sean muy visitadas, páginas que contengan entre los key words * la palabra solicitada. Pero nosotros buscamos criterios de calidad muchas veces. Puede interesarme, por ejemplo, una página sobre la Historia de los íberos en un pequeño ayuntamiento aunque no sea una página que reciba miles de visitas diarias.

web: web o página web es el documento base por el que se busca una dirección en internet. Sería el equivalente a libro o revista en el campo editorial.

buscador: Programas que permiten a los usuarios definir criterios o palabras relacionadas con una información requerida, siendo otras computadoras de la red las que efectúan la búsqueda indicando los sitios donde se encuentran los datos.

keyword: palabra clave que el programador incluye en su web para que los buscadores encuentren su dirección cuando buscan esa palabra.

Webs institucionales

Podríamos hacer una mínima tipología de las clases de webs que nos encontramos sobre Historia. En primer lugar podríamos hablar de las páginas institucionales, es decir las que dependen de las instituciones (fundamentalmente institucionales), ya sean los ministerios, las consejerías autonómicas, las universidades, etc. Casi todas ellas se centran en cuestiones básicamente burocráticas o institucionales, pocas intentan llenar de contenidos sus páginas web. Podemos encontrar cómo solicitar una beca, como inscribirnos en un curso telemático, pero muy pocos contenidos. A lo sumo, encontramos incluidas algunas (pocas) páginas de profesores a los que la institución da un hosting* (como por ejemplo, la página del profesor Esteban Canales en la Universidad Autónoma de Barcelona , pero representan un porcentaje muy bajo con respecto al total del espacio utilizado. Algunas comunidades autónomas en el caso de España ,tienen servicios como la Xarxa Telemàtica Educativa de Catalunya en la que se les proporciona a los profesores información sobre algunas novedades que se producen por las diferentes materias en internet. Pero es un servicio que no es exhaustivo ni mucho menos. En las universidades nos encontramos con tres cuartos de lo mismo. En las facultades de Historia no es habitual la utilización de internet , como transmisor importante de conocimientos. Esto se nota por tanto en el hecho de que muy pocas webs de universidades tienen apartados importantes de creación de contenidos para los alumnos universitarios. Hay algunas notables excepciones que vale la pena remarcar. Nos referimos a la Biblioteca Virtual Cervantes dependiente de la Universidad de Alicante y que si se dedica a la producción de contenido de Historia, desde páginas temáticas sobre temas, como páginas de biografías, textos electrónicos, etc. Algunos departamentos como el de Historia Antigua de la Universidad de Zaragoza o el de la Universidad de Navarra tienen apuntes y esquemas útiles para los alumnos.

Webs de profesores de historia

Donde sí encontramos bastante más material es en las páginas personales de profesores (sobre todo de secundaria, aunque también hay algunos universitarios), a veces incluidas dentro de las web de los institutos donde imparten clase y otras de manera independiente. Algunos de estos profesores tienen las páginas más visitadas en la red. Es el caso de Juan Carlos Ocaña, profesor del I.E.S. Parque de Lisboa Alcorcón (Madrid) . O los materiales elaborados por el IES Doña Jimena de Gijón. Estas páginas están centradas básicamente en contenidos de Historia que se centran en las asignaturas que impartes estos profesores o en las materias de las que son especialistas. Son webs muy dirigidas a estudiantes de secundaria y , sobre todo, bachillerato (otro ejemplo es el caso de Jordi Buxaderas – Buxaweb – profesor del IES Antoni Cumella de Granollers) y muy especializadas en las materias de clase. La Historia Contemporánea es el centro de las asignaturas de bachillerato, gran cantidad de estas webs se dedican a esta especialidad. En cambio, es más difícil encontrar páginas de profesores que tengan como contenidos la Historia Antigua, Medieval o Moderna.

Lógicamente, estos profesores saben de Historia pero no de diseño HTML (lenguaje de edición de las páginas web) y muchos de los contenidos que encontramos en muchas de estas páginas suelen utilizar pocas de las posibilidades multimedia que internet permite. Son, muchas veces, transcripciones de apuntes utilizados en clase. En este sentido creo que las instituciones oficiales tendrían que tener un papel mucho más importante en facilitar el tratamiento adecuado del leguaje virtual, que no puede ser nunca una transposición del escrito convencional. No hay que olvidar el papel importantísimo desempeñado por los profesores de secundaria en la elaboración de libros de texto en la enseñanza. Imaginemos que además de escribir el manual se les pidiera que enmaquearan para imprenta el libro , eso es el equivalente a diseñar de forma interactiva una web. Realmente importante a la hora de analizar el presente y el futuro de la historia en internet.

Aficionados a la historia

Saliendo del complicado mundo de la enseñanza nos encontramos con toda una serie de personas interesadas por la Historia en Internet que no son “profesionales” de la Historia como sí lo son los profesores pero que están aficionados a temas que tienen que ver con la Historia. Es el público que compra algunas de las revistas de Historia que se editan en papel con fines divulgativos. Aficionados a la orden del Temple, especialistas en carros de combate de la Segunda Guerra Mundial, aficionados a la egiptología. Muchas de estas webs tienen como finalidad la divulgación. Debido a los bajos costes de inicio de una página web son muchos los que inician proyectos y no tantos los que los continúan. Si la dispersión es general en las páginas de Historia en este campo lo es más aún. Muchas de estas páginas no tienen dominio propio*, con lo cual es difícil memorizar las direcciones, cambian frecuentemente de servidor* y muchas veces cuando intentamos volver a verlas resulta que no están en la dirección que habíamos anotado en los favoritos*. Volviendo al símil de los editores que hemos utilizado más arriba la gran diferencia entre las revistas impresas de divulgación histórica y las webs de divulgación histórica es la economía. Mientras las revistas de divulgación están realizadas mayoritariamente por personas que “cobran” por ello las webs de divulgación histórica esta fabricadas por una galería de “amateurs” que ni cobran ni esperan cobrar. Consecuencia directa de esto es que las webs se actualizan cuando se puede, tienen pocas revisiones, tienen falta de continuidad en los contenidos, etc.

Los portales temáticos

Los portales temáticos son otra posibilidad de contenidos de Historia por internet. La verdad es que no abundan mucho. Algunos no son portales de Historia estrictamente como www.liceus.com sino portales culturales que tienen una sección importante de Historia. La característica de la mayoría de ellos es la utilización de las bases de datos y lenguajes de programación activos y rápidos (PHP, ASP, JSP, MySQL) para incluir contenidos, de manera que son páginas activas . Algunos ejemplo de ello son, PortaldeHistoria.com , EducaHistoria.com , MasHistoria.com, Imperiobizantino.com y Egiptomania.com . Esto es especialmente interesante tanto para buscar contenidos de una forma automática sin necesidad de recorrer toda la web con botoncitos adelante y atrás como para poder introducir nuevos contenidos desde cualquier ordenador. La mayoría de estos portales están realizados ya sea por profesores o aficionados, pero en cualquier caso los webmasters (el que diseña la web) de estos sitios acostumbran a tener unos conocimientos técnicos sobre la red bastante más importantes. Una excepción interesantísima es el de la editorial Dolmen, que mantiene un famosísimo portal de Historia e Historia del Arte (ArteHistoria.com) que funciona a manera de enciclopedia interactiva de contenidos de Historia e Historia del Arte. Muy consultada tanto por estudiantes españoles como latinoamericanos (especialmente en época de exámenes). Otra característica importante de este portal es la utilización de hipertexto dentro de las entradas de consulta de manera que la persona interesada puede saltar de un artículo a otro mientras lee. Siguiendo en tema de los portales no exclusivos de Historia los alumnos de secundaria y bachillerato conocen muy bien portales como Rincón del vago , Estudiad malditos o con un nivel más elevado de contenidos Monografías.com . Como acabamos de decir no son estos últimos portales estrictamente de contenidos de Historia pero es indudable que acumulan una gran cantidad de contenidos de esta manera. Cientos y cientos de trabajos escolares o universitarios sobre temas de Historia que son consultados de una forma masiva por los estudiantes, especialmente en época de exámenes. Los contenidos que encontramos aquí son mayoritariamente textos electrónicos, es decir, son o bien documentos hechos con procesadores de texto o reconvertidos a lenguaje HTML pero sin imágenes ni interactividad. El grave problema del usuario es la discriminación de la “calidad” de los trabajos. Nos podemos encontrar excelentes resúmenes al lado de otros de muy baja calidad. Pero, al fin y al cabo, es lo mismo que nos sucede cuando vamos a una biblioteca, los libros están ordenados pero la calidad de los mismos es una decisión que tendrá que tomar el usuario.

Los directorios de páginas web de historia

La verdad es que la mayoría de las páginas web de Historia tienen algún apartado que se denomina enlaces*. En este tema de directorios hay que decir que la mayoría de los buscadores famosos tienen un “directorio” de Historia, pero como ya dijimos antes los criterios de selección no son demasiado útiles para los aficionados a la Historia. En el otro extremo, a veces, las pequeñas páginas web especializadas nos deparan sorpresas con una buena selección de enlaces interesantes especializados. En este sentido el problema básico que tenemos es el hecho de que la mayoría de estos directorios no están elaborados como base de datos y los una larga lista de datos ( un ejemplo de esto es la interesante lista de www.naveviva.com, bien elaborada pero poco ágil en la utilización) en la que nos tenemos que deslizar arriba y abajo si poder utilizar criterios de búsqueda rápida como sucede en las bases de datos. No obstante cada vez más podemos ver webs o portales que incluyen sus enlaces en bases de datos categorizadas (EducaHistoria lo hace) como por ejemplo el caso del portal de los estudiantes de Historia de la UNED española (Universidad Nacional de Educación a Distantcia). Evidentemente, la no utilización de las bases de datos no es más que una consecuencia de lo que antes hablamos del hecho que los historiadores o aficionados a la Historia no tienen que ser técnicos en este tema.

Problemática de presente y futuro de la historia en internet

¿Cómo está el mundo?

La verdad es que si nos damos un paseo por las webs europeas y norteamericanas dedicadas a la Historia en general observamos que hay un salto cualitativo y cuantitativo. Cuantitativo porque hay mucho más de todo. Pero quizá lo más interesante sean las diferencias cualitativas. Webs como la que la BBC inglesa dedica a la Historia es muy difícil encontrarlas en castellano. Por ejemplo, si nos situamos en apartado dedicado a la I Guerra Mundial, nos encontramos una web totalmente didáctica con testimonios, reconstrucciones fotográficas de las trincheras, documentales flash a partir de imágenes estáticas, reconstrucciones animadas de los mapas del frente occidental, etc. Un ejemplo de lo que debería ser la idea de materiales de historia pensados por y para internet es la compañía francesa Cliosoft. Difícilmente eso lo podemos encontrar en una web en castellano. En Europa y Estados Unidos o Canadá tres cuartos de lo mismo. La diferencia fundamental es que en esos países el grado de amateurismo es menor;casi todas las webs están realizadas por instituciones con documentalistas, diseñadores, técnicos, etc. Éste es, como ya apuntamos más arriba, el salto cualitativo. Cuando aquí se trabaja en las mismas condiciones se consiguen resultados interesantes. Que sirva de ejemplo el caso de Ars Virtual patrocinado por Telefónica.

¿Cual es el nivel de las páginas web en castellano?

En gran medida el retraso del “nivel cualitativo” de las páginas web de Historia en castellano tiene motivaciones similares a las de las páginas webs en general. Necesitamos que los que pueden generar la mayoría de los contenidos (escuelas de secundaria, de bachillerato y universidades) crean en internet como medio de socialización de los contenidos prioritario, o como mínimo complementario. Es fundamental darse cuenta de las ventajas que esta tecnología puede aportarnos. Hablemos de las ventajas específicas que puede tener en el caso de la Historia.

Desde el punto de vista de los niveles inferiores de la enseñanza la tecnología web nos permite dirigirnos a los alumnos con unos medios que antes eran muy costosos, por ejemplo, la inclusión de fotografías en color para los dossier de trabajo era carísimo. Además se permite ahorrar tiempo y trabajo al profesor mediante la utilización de documentos interactivos. En lo que se refiere a lo que podríamos llamar libertad espacio/tiempo el alumno no depende ni del horario de una biblioteca para trabajar, ni de su localización, ni siquiera de que el libro solicitado esté “cogido” por otro estudiante. Ahora la Historia no tiene por qué ser un rollo aburrido, con los medios actuales casi podemos tocarla.

Desde el punto de vista de las universidades, en lo que se refiere a la docencia, vale casi todo lo que hemos dicho para las enseñanzas inferiores, porque la única diferencia fundamental es el nivel de los contenidos. Donde puede haber el gran avance es en la investigación, tanto las páginas web como la tecnología internet en general posibilitaran a los investigadores vencer las barreras que, espacio-tiempo que son los costes más importantes en muchas investigaciones actuales. Alguien que resida en Barcelona, por ejemplo, y tenga que consultar materiales en el Archivo Histórico Nacional de Madrid, además de las dificultades del propio material debe añadirle costes de desplazamiento, estancia, etc. En este sentido poner estos materiales al alcance de los investigadores sin estos “costes añadidos” puede hacer que el número de investigaciones crezca de manera importante. En este sentido el proyecto de Archivos Españoles en Red puede ser una iniciativa pionera que pondrá en internet a disposición de investigadores y público más de 14 millones de imágenes digitalizadas de los fondos que conservan los depósitos documentales estatales.

En el campo de la divulgación histórica creo que el freno fundamental es el hecho de que las empresas que se dedican a esta divulgación en las revistas convencionales, deberán encontrar rentabilidad a internet para ponerse a ello de lleno. La mayoría de los contenidos de este tipo ahora son gratuitos y, claro, si tienen que elegir entre las revistas de pago y las webs gratuitas no es difícil saber cual será la elección. Este es un problema “general” en el resto de temáticas también. Hay que buscar soluciones imaginativas como de hecho se han econtrado en la prensa escrita convencional. Desde el punto de vista de la publicidad creemos que la única posibilidad viable en este sentido debería ser utilizar estrategias publicitarias que se ajusten a público objetivo de estas webs, es decir, lo lógico es que a un usuario de una web de internet se le ofrezcan anuncios de libros de historia, de cd y dvd de historia, etc. y no una publicidad generalistas que aberre, no interesa y dificulta la navegación del usuario.

L a conclusión de todo estos es que nos queda un largo camino por recorrer. Las mejoras necesarias en las webs de historia se irán realizando en tanto en cuanto la mayoría de los que diseñamos en este mundo empujemos en la misma dirección. No se trata como siempre de pedir más dinero, más inversión. Es una utilización inteligente de los recursos. Desde el punto de vista de las entidades públicas creo que el principal objetivo debería ser ayudar a los pioneros que ya están trabajando en el tema desde un punto de vista técnico que es lo más urgente. Desde el punto de vista de la iniciativa privada hay que conjugar publicidad con soluciones imaginativas para hacer rentable algo que ya es rentable fuera de internet.Algunas cosas que deberían tenerse en cuenta al publciar una web de historia

Finalmente, queremos hacer un breve comentario de una serie de cosas que tienen que ver con un concepto que a nivel técnico se denomina usabilidad. Debido al “amateurismo” generalizado del que ya hemos hablado anteriormente es frecuente encontrarse a personas que se ponen en la tarea de realizar una web y son especialistas de algún tema histórico pero no tienen demasiado idea de diseño HTML.

El primer problema que nos encontramos en muchas de estas webs es la falta de autoría. No encontramos en muchísimas ocasiones con que el autor o la institución que realiza la web por ninguna parte. Y no es sólo por curiosidad, es que posiblemente al visitante le interese ponerse en contacto con el autor por alguna cuestión. A veces esto es imposible.

En segundo lugar las webs de temática histórica deberían dejar claro desde su página de inicio a quién van dirigidas. Hay que tener en cuenta que el visitante es posible que haya llegado a nosotros a través de un “buscador” y la nuestra sea una de las muchas encontradas. No le hagamos perder el tiempo si no le podemos ofrecer lo que busca. Dejemos claro desde el inicio que y para quién lo hacemos.

En tercer lugar deberemos tener en cuenta que el lenguaje HTML nos permite muchas posibilidades. No intentemos repetir la estructura de un libro convencional en la pantalla. No tienen las mismas características. Es importantísimo, conocer mínimamente alguna herramienta de diseño web para utilizar las posibilidades del leguaje nuevo que utilizamos.

Deberíamos intentar dar a conocer nuestra página de contenidos de Historia dentro del público especializado al que le interesa el tema. A veces se utilizan tácticas publicitarias absurdas. Por ejemplo, si tengo una página de contenidos educativos de Historia me interesa que me conozcan profesores y alumnos de Historia, no me sirve para mucho gastar esfuerzos en que otros colectivos conozcan mi publicación.

Y finalmente, deberíamos tener en cuenta que para ofrecer un buen producto cultural y tener una buena fidelización de nuestros visitantes deberemos tener mucho cuidado con cuidar los contenidos que ofrecemos. El defecto más habitual en este sentido es la falta de continuidad.